Terapia Morfoanalítica

 

La terapia Morfoanalítica es una terapia psicocorporal analítica que integra en el mismo cuadro terapéutico la escucha sensorial y el trabajo del cuerpo junto con el análisis del contenido emocional y psicoafectivo de las tensiones musculares.

 

Los fundamentos del tratamiento en este método son:

  • El trabajo de reajuste postural global basado en el reequilibrio de las cadenas musculares.
  • El desarrollo de la conciencia del cuerpo.
  • El descubrimiento de los lazos entre cuerpo y mente.

 

El terapeuta Morfoanalista utiliza las posturas globales de estiramiento de base Mezières, respetando el ritmo y las capacidades de cada persona a través de un proceso suave y progresivo.

 

El trabajo de descrispación diafragmática permite la recuperación de la respiración profunda. Las técnicas corporales utilizadas facilitan la liberación articular así como el desarrollo de la conciencia sensorial.

 

Este trabajo Postural Global reorganiza el equilibrio de las tensiones musculares así como la alineación del cuerpo en los ejes fisiológicos.

 

 

 

El terapeuta integra y trabaja a cada instante la unidad Cuerpo/Mente como un sistema indisociable en el cual el cuerpo físico, las sensaciones, las emociones, la expresión corporal, energética y verbal constituyen una única y misma realidad del SER.

 

El sufrimiento es global y puede manifestarse tanto a través de un dolor corporal como por un dolor emocional. El Morfoanalista no sólo trata a la persona a partir de sus síntomas sino que crea las condiciones para una escucha profunda que permite, sin inducir, entrar en contacto con sus verdaderas necesidades.

 

El cuerpo sirve de base fisiologica y psicológica para acceder a la consciencia; es una excelente puerta de entrada al inconsciente. Así, el paciente puede elaborar y comprender la relación entre las manifestaciones corporales, psíquicas y emocionales.

 

La toma de consciencia de sus modos de funcionamiento psicocorporales impulsa a cada uno a encontrar una relación más justa consigo mismo, con los otros y con su entorno.

 

En el curso de la terapia, la persona integra los diferentes aspectos de su personalidad y establece el vínculo entre las manifestaciones corporales y psíquicas. Reconecta con su espontaneidad, su poder creativo y el gozo de vivir dentro de un cuerpo más libre y más consciente.

 

 

[   Más sobre la terapia   ]

 

 

 

Es una buena indicación terapéutica para personas de muy diversa condición, con síntomas muy diferentes:

 

  • Para personas que sufren dolores agudos, crónicos o repetitivos, que se manifiestan en el cuerpo: a nivel muscular, articular, óseo y orgánico, y enfermedades físicas en general (escoliosis, ciáticas, problemas respiratorios, digestivos, rigidez…)

 

  • También es indicada para personas con problemas a nivel anímico y emocional: trastornos psico-somáticos: angustia, ansiedad, depresión, insomnio, estado depresivo o apático, falta de concentración, hipertensión, etc.

 

  • Mujeres embarazadas y posparto.

 

  • Así mismo va dirigida hacia personas implicadas en su crecimiento personal e interesadas en realizar una terapia profunda.

 

 

[   Más sobre la terapia   ]

 

 

 

“Cuerpo, emoción y pensamiento”, Serge Peyrot

 

 

 

 

Irene Galván Flórez

Perfil en Facebook y LinkedIn

Consulta en Manuel Becerra, Madrid

– Entrevista gratuita –

647120218